El consumo de café crece día a día, llegando a la espectacular cifra de casi 10.000 millones de kilos de café al año. Hoy en día es la segunda mercancía más comercializada en el mundo. Solo superado por el petróleo.

Pero si el petróleo es la mercancía más comercializada del mundo, ¿qué pasaría si se pudiera usar el café como combustible alternativo al petróleo? Esto es lo que pretenden algunas startups para dar oportunidad a los más de 10.000.000.000 kg de posos de café que generamos al año en todo el mundo.

Los posos de café como combustible

Tenemos el ejemplo de la startup británica bio-bean asociada con Shell y Argent Energy para crear un biocombustible a base de café y que ha sido puesto a prueba en los autobuses diesel de Londres.

En 2017, esta compañía produjo 6,000 litros de aceite de café para el proyecto piloto con la autoridad de transporte de Londres, suficiente para ayudar a alimentar el equivalente a un autobús urbano por un año. Este aceite de café se mezcla con otros combustibles para crear biocombustible B20, que puede usarse en autobuses diesel sin modificación de su motor.

En la actualidad, Bio-bean, ha descartado la producción de biocombustible a base de café por no ser comercialmente viable, por lo que ahora se han centrado en los combustibles sólidos para uso doméstico e industrial.

Los granos de café son altamente calóricos, lo que los convierte en una materia prima ideal para producir combustibles limpios. Los nuevos desarrollos de la compañía con combustibles sólidos dan como resultado a pellets que se pueden usar para alimentar calderas industriales o por ejemplo maquinaria industrial para secar cultivos como los cereales. También generan troncos de café que se pueden usar en estufas de leña convencionales del hogar.

"Es un gran ejemplo de lo que se puede hacer cuando comenzamos a reinventar los desechos como un recurso sin explotar", - Arthur Kay, CEO de bio-bean

Conclusión

El café es mucho más que una experiencia o un ritual, es parte de un futuro prometedor en el que todos estemos comprometidos por un sistema de reciclaje que permite reducir el desperdicio y las emisiones. Se estima que el proceso de reutilización de los posos de café como reciclaje reduce las emisiones en un 80%, en comparación con el reciclaje mediante vertedero.

Photo by Aron Van de Pol on Unsplash

Referencias:
· Bio-bean
· The man putting coffee into fuel